8 oct. 2014

Miedo al amor


Esa mirada tan fría
que congela el hielo;

esa extraña sonrisa
que asusta al miedo;

esa indiferencia plomiza
que nubla el cielo;

esa obsesión enfermiza
de vivir en el infierno;

ese temor que paraliza 
impidiendo el te quiero.

3 sept. 2014

Corazón masculino (la estúpida castración emocional)


¿Por qué te acercaste a mí?
¿Por qué me miraste?
¿Por qué después de hablarnos,
mi piel probaste?

Dime, mujer...
¿qué te impulsó a acariciar mi mano?,
¿por qué no lo obviaste?

Entiéndelo...
no pude responderte,
no quería equivocarme.

Pero...
¿por qué lo hiciste?,
¿por qué me tocaste?

Y sobre todo...
¿por qué me besaste?

Ahora, ya no podré olvidarte.

7 jul. 2014

Confianza


¿Tan poco te valoras?
¿Alguien tiznó tu respeto?
¿Acaso condecoras 
las palabras de un necio?
¿Crees que nadie añora
la tersura de tu pelo,
tu caja de Pandora,
la dulzura de tus besos?
Siempre se atesora
lo que dejó grato recuerdo.

11 jun. 2014

Abrazar un ángel


Y ella, 
cansada de tanta frialdad,
se arrojó a sus brazos 
de piedra y agua,
reclamando lo que pertenece
al corazón que ama.

Y fue como abrazar un ángel, 
un ángel cuyas alas 
de nieve templada
tendieran un lecho
que acomodara el alma.

18 may. 2014

Holística


Cuando no haya fronteras
ni limitaciones;
cuando no haya patrias 
ni honores;
cuando, como humanos,
admitamos los errores,
no habrá necesidad de himnos
que enaltezcan corazones.

6 abr. 2014

Yin-Yang


Golpes que acarician,
besos de ceniza;

llantos de alegría,
amargas sonrisas;

sombras que brillan,
luces que titilan;

antipáticas empatías,
beligerancias amigas;

voluntades en desidia,
perezas vivas;

fortalezas sin energía,
debilidades hechas trizas.

Invisible androginia.
Realidad invertida.

16 mar. 2014

Ella


Ella vive en una estrella
que una noche eligió en el cielo.
Sobre vapores de niebla
descansa su grácil cuerpo.

Se levanta, serena,
y adorna su pelo
con cintas de estelas
tejidas en sueños.

De bondad siempre llena, 
el corazón, un cofre abierto
cuya noble madera
alberga buenos deseos.

Unos dicen que es una quimera,
de radiantes cabellos,
que por donde pasa siembra
esperanzas en el suelo;

otros, una princesa meiga
que renunció a su reino
para dedicarse entera
a florecer inviernos;

pero yo sé que es ella,
que levantando un día el vuelo,
se convirtió en ángel que vela
por todo lo que es bello.

11 mar. 2014

La inercia del deseo


Vendaremos nuestros ojos,
ataremos nuestras manos,
sin sentirlo y a traición
juntaremos nuestros labios.

Seguiremos con el juego
hasta sentirnos despojados
de aquella libertad
de la que un día gozamos.

Y cuando el corazón en el pecho
emita su latido desesperado,
quizás nos demos cuenta
de que nunca nos amamos. 

9 mar. 2014

Surcos


Surcos en el agua,
surcos en la arena,
surcos en el alma,
surcos en estrellas.

Señales, marcas
en la tierra
horadan, excavan,
ocultos indicios revelan.

Restos, trazas,
emociones, ideas,
secretos que se graban,
palabras entre rejas,
rastros que hablan,
arañazos en las huellas.

Y este papel,
ya surcado,
se me quiebra,
se me quie

5 mar. 2014

Sombras quebradas


Se internó en el bosque
una noche de luna nueva.
Los árboles susurraban su nombre,
crujían y se reían de ella.

El vestido blanco, 
hecho jirones, 
y la larga cabellera
se enredaban a merced
de las ramas traicioneras.

A ratos, sentía roces,
tirones de cadera,
como si algo quisiera agarrarla,
con oculta intención aviesa.

Y oía esas voces,
esas voces siniestras
que teñían de peligro
cada tramo,
y en su valor hacían presa.

Pero ella seguía, a golpes,
aturdida y casi a ciegas,
a través de la espesura,
entre remolinos de niebla...

Tropezaba, se hacía cortes,
caía en la húmeda hierba...,
pero otra vez se levantaba
como tirada por una cuerda.

Era su conciencia, con reproches,
que la cubría de cieno y arena,
y empujaba a los infiernos
de secretas penas.

Ya sin aliento
y sin fuerza en las piernas,
reposó su tormento;
se dejó caer al borde
de unas corrientes serenas.

Se acercó, con miedo, a su espejo
para comprobar que su pureza
se tiznaba con el aspecto 
de su quebrada silueta...

Mas descubrió, perpleja,
que sus reflejos 
sólo mostraban belleza.
Ni lodo ni sangre
ni rotas vestimentas.

Y en aquellas límpidas aguas,
entre la negra floresta,
disolvió para siempre
esa amarga tristeza.

26 feb. 2014

Esa rosa sin espinas


Y la alegría le dijo a la tristeza:

- Nos amaremos de tal manera
   que olvidaremos el mundo
   con todas sus penas.

Y la tristeza respondió:

- ¿Y en qué suelo florecerá nuestro amor?
   ¿Qué lágrimas abonarán su tierra?

25 feb. 2014

Tu mirada


Tu mirada

me dice,
me oculta,
me habla,
me calla.

Tu mirada

me frena,
me anima,
me impulsa,
me para.

Tu mirada

me acaricia,
me golpea,
me acoge,
me daña.

Tu mirada

me mata,
me resucita,
me hiere,
me sana.

Tu mirada

me acepta,
me rechaza,
me odia,
me ama.

Tu mirada


17 feb. 2014

El laberinto de luces y sombras


Él, cada día, sin rumbo,
entre paredes alargadas,
deambulaba inseguro,
sordas las pisadas...

Ella, descalza sobre el musgo,
cada noche le buscaba,
dejando cabellos rubios
para que él la encontrara...

¿Era el hechizo de un brujo?
¿Quizás un desgraciado karma?
¿O el malvado sueño de una mente desquiciada?

Y él seguía imaginándola entre nudos.
Y ella, sin rendirse, le esperaba.
Y él, frustrado e iracundo,
el suelo golpeaba,
como si hoyar el mundo
le condujese hasta su amada.

Y sucedió que un sonido triste y mudo,
pero vibrante como un arpa,
derrumbó los intrincados muros,
y fundió la noche con el alba.

Un lamento profundo,
un crujido del alma,
capaz de liberar lo oculto,
capaz de iluminar la nada.

Y otra vez los dos fueron uno,
y cuando él, por fin, la abrazaba,
entendió por qué ella no pudo
contener sus salvadoras lágrimas.

16 feb. 2014

Arqueología


Si ofreces las manos desnudas,
si te acercas desarmada,
si tu amor me inoculas,
mostrándote entregada...

salvaré los más altos muros,
treparé montañas escarpadas,
volveré romas las palabras afiladas...

eludiré los cepos,
sortearé todas las trampas,
caminaré sin suelo,
volaré por el cielo sin alas...

por el poder del "quiero",
subiré al Olimpo del alma,
asaltaré el palacio de hielo,
entraré en la eterna morada,
encenderé el sagrado fuego
que derrita su escarcha...

y una vez disueltos los miedos,
exhumaré mi corazón de ánfora,
lleno de prohibidos versos,
y sepultado en metáforas.

Dulce, dulce amargura


Amable te muestras a mí,
ondeante el vestido,
toda donaire y compostura.
Oculta entre los pliegues,
la traición pura.

Vas y vienes,
como la sombra de una duda.
Y jugamos a caricias y golpes,
al vaivén de la locura.

¿Qué hacer con una máscara de amor?
¿Cómo asimilar tanta ternura?

Formaré una imagen de sal,
en honor a tu figura,
que mitigue el sabor
de la amarga dulzura.

9 feb. 2014

Amor de cristal


Tu amor es de cristal,
de cristal de fuentes claras.

Tu amor es de cristal,
de cristal de voces calladas.

Tu amor es de cristal,
de cristal de esperanzas colmadas.

Tu amor es de cristal,
de cristal de heridas cerradas.

Tu amor es de cristal,
de cristal de cuerdas cortadas.

Tu amor es de cristal,
de cristal que desnuda las almas.

Tu amor es de cristal,
cristal que convierte
lacerantes fuegos
en reflejos de agua.

2 feb. 2014

La incógnita presencia


¿Por qué el cielo es azul?
¿Por qué la noche estrellada?
¿Por qué de su oscuro manto
no puedes apartar la mirada?

¿Por qué surgen seres
de melena desordenada,
sin que nadie los convoque,
sin pedir nada?

Quizás cuando la luna y el sol
entren en batalla,
se revelen los secretos
de santos y canallas.

19 ene. 2014

Solos en el bosque


Los dos solos.

Los dos solos 
en la inmensidad del bosque.

Los dos solos 
entre árboles y flores,
y no es la naturaleza,
sino tu belleza 
quien nos acoge.

Sí,
los dos solos,
una suave brisa,
y lo único que siento
es la calidez de tu cuerpo.

Me coges la mano;
señalas colores, madera...
Objetos.
Sólo te veo a ti
prendida en todos ellos.

Dime que sientes lo mismo.
Dime que no hay nada...

Entonces, 
te giras despacio,
y como si el bosque
no recordaras,
me miras a los ojos
y me dices que me amas.


Mal de amores


No creía en el amor,
por eso te escribo.
No creía en el amor,
por eso te digo
que ignorando el corazón,
te perdí por el camino.

No busco tu perdón,
no tendría sentido.
Pero sí hay una razón 
para cambiar de destino:
Ahora creo en el amor,
y es por eso que te olvido...

Todas las semanas


Todas las semanas
escribía un poema.
Todas las semanas, 
clareara o lloviera.
Todas las semanas 
recogía de la tierra
flores rosas y azules,
como tierna ofrenda.
Porque todas las semanas, 
sintiendo luz o tiniebla,
él le entregaba su alma a ella.

16 ene. 2014

En un poema


En un poema vive 
cada beso que me has dado,
por si la llama se extingue
en el oscuro pasado.

En un poema vive 
el cariño regalado,
por si el olvido decide 
dejarlo de lado.

Y si alguna vez piensas
que sin amor te has quedado,
recuerda que el que me diste
en un verso lo he guardado. 

12 ene. 2014

El caballero misterioso


Cabalga en corcel negro
un caballero blanco,
de corazón tierno
y firme mano.

Cara invisible en yelmo,
enjuto y encorvado.
¡Qué cruel peso
la cicatriz del pasado!

Cabalga y cabalga, sereno,
del recuerdo acompañado,
a lomos del duelo
de su dolor callado.

No sabe si su acero,
de tantas formas templado,
trazará versos 
de destinos sellados...

Sólo confía en que, al menos,
el andar pausado
cumpla el anhelo
de algún sueño amado.

2 ene. 2014

Metafísica


Gotas de luz
diseñando un nuevo alba;

diminutos cuerpos desnudos,
formas de espiritual fauna;

cristalinas criaturas 
dando pinceladas de prana;

lienzo vivo y transparente
dibujado en la ventana;

danza de puntos móviles
al arbitrio de su escarcha;

seres hechos de silencio,
ocultos tras blancas capas;

corpúsculos luminosos 
embriagando el alma;

infinita consciencia
ataviada con la nada;

semillas de esencia
que la lluvia no desgrana.

Ella mira la luna


Ella mira la luna...

la mira y admira su forma de cuna.

Ella mira la luna...

su sonrisa de plata, su radiante textura.

Ella mira la luna...

y sueña vestirse con su luz pura.

Ella mira la luna...

la mira y se enamora de su etérea hermosura.